Llantas de coche, limpieza y cuidado

Por el 25/09/2017
llantas de coche después del lavado

¿Cómo podemos limpiar y cuidar las llantas de nuestro coche?

A la hora de realizar un lavado debemos comenzar siempre por limpiar las llantas, ya que por regla general empezaremos siempre por las zonas más sucias o donde la suciedad esté más adherida para evitar manchar posteriormente zonas que ya hemos limpiado.

También hay que tener en cuenta que siempre es preferible trabajar sobre una superficie fría, especialmente en este caso, ya que los frenos acumulan y transmiten a la llanta gran cantidad de calor, lo cual, además de por seguridad, puede hacer que los productos usados se sequen prematuramente sobre la superficie.

De la misma forma, también es recomendable realizar el proceso a la sombra para evitar que la luz solar aumente la temperatura de la zona a tratar.

Para el lavado de nuestras llantas, vamos a necesitar los siguientes materiales:

  • Limpiallantas
  • Cepillos y brochas de diferentes tamaños (suaves)
  • Guante de Microfibras
  • Sellante de llantas (opcional, para acabados profesionales)
  • Aplicadores para el sellante
  • Toalla de microfibras

Remojar las llantas

Nos servirá para eliminar los residuos mas superficiales y ablandar la suciedad mas adherida.

Aplicar el limpiallantas

Una vez mojado y aplicado el limpiallantas procederemos a limpiar la llanta usando un cepillo de suficiente tamaño para entrar entre los radios, que nos permita desprender toda la suciedad.

Limpiar la llanta

Lo que haremos ahora será limpiar la llanta con un guante de MF y el mismo champú utilizado para la carrocería.

lavando nuestras llantas

Aclarar y secar

Después hay que aclarar con abundante agua y secar con la toalla de microfibra para evitar la formación de gotas que puedan dejar marcas sobre la superficie.

En caso de que al terminar el proceso queden restos de suciedad, podemos repetirlo tantas veces como sea necesario.

Aplicamos el sellante (opcional)

El sellante de llantas es un producto que crea una película protectora sobre las llantas. Está especialmente diseñado para aguantar las altas temperaturas que pueden alcanzarse en estas piezas, además de para darnos un acabado extra, evitando que la capa de ferodo que se desprende de las pastillas de freno se deposite sobre el lacado de las llantas.

La aplicación es muy sencilla: simplemente hay que extender una fina capa de sellante usando una microfibra o un aplicador.

Una vez aplicado, dejamos secar el producto durante el tiempo indicado por el fabricante, normalmente de unos minutos, para después retirar el sobrante con la toalla de microfibra.

Tapacubos:

En el caso de llantas con tapacubos el proceso es igualmente muy sencillo, ya que la llanta propiamente dicha puede ser detallada con los mismos procedimientos descritos anteriormente.

Además, el tapacubos puede ser fácilmente desmontado y tratado con sellantes compatibles con superficies plásticas.

Una guía visual: https://www.youtube.com/watch?v=wV3nVT73dD0

Llantas de coche, limpieza y cuidado
Valora este artículo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *